Doctrina
Título:El teletrabajo legislativo en época de pandemia
Autor:Cabrera Pantoja, Bárbara L.
País:
México
Publicación:Revista de Ciencia de la Legislación - Número 10 - Septiembre 2021
Fecha:23-09-2021 Cita:IJ-MDCCCLXXXVII-368
Índice Voces
Sumarios

Palabras Claves:


Pandemia, COVID-19, trabajo legislativo, legisladores, teletrabajo, Cámara de Diputados, México, TIC.


I. Preámbulo
II. El trabajo legislativo como actividad esencial
III. Reformas legales y disposiciones normativas
IV. Uso e incorporación de las TIC en el trabajo legislativo durante esta época
V. Experiencias de teletrabajo en la Cámara de Diputados (México)
VI. Para cerrar: ¿Hacia dónde vamos? Cambio de paradigmas
VII. Fuentes de investigación y consulta

El teletrabajo legislativo en época de pandemia

Caso de estudio: Cámara de Diputados (México)

Dra. Bárbara Leonor Cabrera Pantoja[1]

“Ante la compleja época de pandemia que nos ha tocado vivir los Parlamentos deben reinventarse en torno a nuevas maneras de llevar a cabo el trabajo legislativo, donde es ineludible desterrar la mentalidad analógica y tradicional para aprender y hacer suya una que sea digital y creativa. Todo ello sin olvidar hacer las adecuaciones legales pertinentes”
@_BarbaraCabrera

I. Preámbulo [arriba] 

La pandemia provocada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 –conocido habitualmente como COVID-19- modificó de manera abrupta la cotidianeidad, además de contribuir a cambiar los paradigmas acerca de la manera en que trabajamos.

Es oportuno apuntar que el trabajo legislativo -considerado como actividad esencial- no detiene sus labores, debido a que representa el cerebro del gobierno al ser la entidad pública que expide las leyes que norman a la sociedad.

En razón a ello y ante los desafíos implicados en esta nueva dinámica, se considera de especial interés llevar a cabo una exploración acerca de cómo funciona el Parlamento en época de pandemia, escenario que representa un reto no solo mientras dure la contingencia, sino que paulatinamente debe instarse a un cambio de  paradigmas, asociado a la manera de llevar a cabo el trabajo legislativo, el cual incluye no solo las reuniones y sesiones plenarias, sino aquellas actividades que hacen posible la correcta marcha de este poder público, en este caso específico analizo lo referente a la Cámara de Diputados, una de las Cámara del Congreso de la Unión en México.

II. El trabajo legislativo como actividad esencial [arriba] 

Legislar implica dotar de las reglas del juego que contribuyen a establecer un orden, además de instituir las pautas de un correcto funcionamiento socio-jurídico, político, económico; así como en materia de salud, cultural, medioambiental e institucional para la vida democrática de un país. En suma, legislar constituye una labor esencial para el correcto funcionamiento del Estado de Derecho.

Ahora bien, en ocasión de la emergencia sanitaria provocada por el COVID-19 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el 31 de marzo de 2020, un Decreto en el cual se establecen acciones extraordinarias para atender dicha emergencia sanitaria, enlistando –entre otras cosas- aquellas actividades esenciales que debían continuar su funcionamiento; y es así debido a que si se suspenden pueden tener efectos irreversibles. Entre ellas se menciona la actividad legislativa, y cito la fracción II, parte final del inciso b) de dicho Decreto:

“Solamente podrán continuar en funcionamiento las siguientes actividades, consideradas esenciales: la actividad legislativa en los niveles federal y estatal”

En este sentido las Cámaras que conforman el Congreso de la Unión, así como los Congresos Estatales no han suspendido actividades; no obstante, la marcha del Legislativo se ha visto trastocada debido a que se está ante un escenario inusitado.

El coronavirus ha causado la suspensión de muchas iniciativas parlamentarias, incluyendo reformas para continuar consolidando la apertura legislativa, a fin de enfocarse en enfrentar la actual crisis. No obstante, mientras los Poderes Legislativos se adaptan a métodos de trabajo virtual y modifican sus reglamentos o procedimientos administrativos que permitan estos cambios, estas instituciones tienen la oportunidad de integrar nuevas medidas en favor de la apertura o garantizar que las prácticas ya existentes se continúen realizando. (ParlAméricas: 2020a: 35)

Como puede verse, a pesar de las adversidades que supone esta emergencia sanitaria, tenemos ante nosotros la posibilidad de analizar dichos obstáculos y generar la posibilidad para salir avantes, siendo creativos con las herramientas tecnológicas que tenemos a nuestra disposición, aunado a la voluntad de las fuerzas políticas que conforman el parlamento para su correcta implementación. Paulatinamente iré hablando de los “cómos”.

Mientras tanto no se pierda de vista la imperiosa necesidad de fortalecer el rol del Poder Legislativo en época de crisis –en este caso, sanitaria-, ya que conforma la representación del pueblo a partir de ser un órgano colegiado y deliberativo, por tanto su relevancia socio-política es cada vez mayor. Y es así debido a que los legisladores en el uso de las facultades y obligaciones que les confiere la ley, cumplen la función de representar, legislar y controlar.

En este orden de ideas, los parlamentos constituyen el espacio plural por excelencia para el debate, los acuerdos, los consensos y las negociaciones, de tal forma que desde ahí se tomen decisiones acordes a los tiempos que nos está tocado vivir, sin perder de vista las necesidades y exigencias de sus representados.

En este contexto, los principios de Parlamento Abierto pueden ser canales para repensar el rol de los Poderes Legislativos en el tiempo actual, con una mirada proyectiva hacia el futuro para canalizar demandas de la ciudadanía y trabajar para resolver sus necesidades en un contexto que se muestra incierto y con una crisis que se pronostica duradera. La respuesta a la crisis sanitaria, económica y social, y la recuperación deben darse de manera abierta y transparente, y los Poderes Legislativos deben trabajar en esta línea para recuperar la confianza de la ciudadanía en las instituciones públicas y reconstruir lazos de colaboración y apertura. (ParlAméricas: 2020a: 40)

Tómese en cuenta que las actividades esenciales del trabajo legislativo no deben circunscribirse únicamente a poner la mirada en las sesiones tanto plenarias como las propias de las comisiones y comités, sino que es preciso observar en general su funcionamiento. “En términos generales los parlamentos se pueden considerar divididos en dos grandes áreas: la legislativa (relacionada con el pleno, los legisladores, los bloques legislativos y las comisiones de trabajo –allí se realiza la labor legislativa propiamente dicha-) y la administrativa (vinculada con las estructuras de soporte y apoyo para afrontar con eficacia el trabajo legislativo –recursos humanos, gestión financiera, protocolo y asistencia técnica). (Borinsky y Schurjin, 2020)

Adicionalmente, es importante repasar que más allá de la función de hacer leyes, el Poder Legislativo tiene algunas otras funciones, es así que

En tal entendido, los legisladores, cualquiera que sea su forma de llegar, esto es de mayoría relativa o de representación proporcional, son nuestros representantes, cuyas funciones –además de crear leyes- se desprenden de un análisis del texto constitucional y son: la función representativa, la deliberativa; la legislativa; la función de control, la presupuestal, la electoral; las funciones de comunicación, así como la de información, la jurisdiccional y la función administrativa. (Hernández, 2017: 25-27)

Donde,

- La agenda legislativa es (y debe ser) el eje articulador del trabajo legislativo.

- La tecnología tiene que ser parte de la vida cotidiana del Estado, en este caso, del Poder Legislativo.

- El parlamento debe ir (y estar) adónde el pueblo está (y necesita)

Reitero, debido a que estamos ante actividades de carácter esencial, el Poder Legislativo no detiene sus actividades, razón por la cual es preciso contar con la información necesaria para manejar la crisis sanitaria y cumplir con sus funciones. Por tanto, en los siguientes párrafos, tomando como base un estudio llevado a cabo por ParlAméricas (2020b: 5 y ss) presento una serie de tablas que muestran un listado de posibles medidas de mitigación temporales con diversos grados de rigor, destinadas a promover el distanciamiento social y a limitar la transmisión del virus entre legisladores, funcionarios y trabajadores de los Congresos. Medidas que pueden resultar complementarias con aquellas que dicten las autoridades de salud internacionales y locales.

Distingamos:


Ejemplificando el trabajo legislativo como actividad esencial en México, el cual no detiene su marcha, tómese nota que con fecha 12 de marzo de 2020, la Cámara de Diputados acordó reducir sus actividades presenciales con la finalidad de reducir la exposición de representantes y personal al coronavirus. En mayo iniciaron los trabajos de la Comisión Permanente, mismos que llevaron a cabo en las instalaciones del Senado bajo protocolos de salud pública como permitir un máximo de 50 personas en el Salón de Pleno, divisiones acrílicas entre escaños, escaños libres alternados, toma de temperatura y uso de gel antibacterial.

En este sentido, los asuntos relevantes tratados por la Comisión Permanente fueron las convocatorias a tres periodos extraordinarios para ambas Cámaras que conforman el Congreso de la Unión (Cámara de Diputados y Senado de la República), donde se aprobaron los siguientes puntos:

Primer periodo extraordinario. El 30 de junio de 2020 se aprobaron diversas leyes que reglamentan y armonizan el marco jurídico mexicano con el Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC) entre las que se encuentran la Ley Federal de Protección a la Propiedad Industrial, la Ley de Infraestructura de la Calidad que abroga la Ley Federal sobre Metrología y Normalización, reformas al Código Penal Federal y reformas a la Ley Federal del Derecho de autor.

Segundo periodo extraordinario (exclusivo para la Cámara de Diputados). El 22 de julio de 2020 se llevó a cabo la designación de 4 integrantes del Consejo General del Instituto Nacional Electoral.

Tercer periodo extraordinario. Convocado para el 29 de julio de 2020, en el que se aprobaron reformas en materia de prisión preventiva y la Ley de Adquisiciones; las relacionadas con la creación de un consejo fiscal y fideicomisos, quedaron pendientes.  (Visión legislativa, 2020: 4, 5)

Finalmente, es ineludible adoptar determinadas estrategias de adaptación –debido a la pandemia que enfrentamos derivada del COVID-19 la cual lleva más de un año entre nosotros- al respecto han surgido algunos ejemplos que ofrecen una serie de alternativas que pueden ayudar en los Congresos a modificar sus prácticas para cumplir con las funciones a las que he hecho alusión con anterioridad. Ello observando las recomendaciones de ParlAméricas (2020b: 6 y ss) algunas de las cuales resultan aplicables al caso que ocupa la atención de este artículo: la Cámara de Diputados (México):

- Usar las Tecnologías de Información y Comunicación (en lo sucesivo TIC) para facilitar el teletrabajo tanto de legisladores, como de funcionarios y trabajadores del parlamento, por ejemplo: usando herramientas de videoconferencia, ofreciendo acceso a llamadas de larga distancia según sea necesario y procurando acceso remoto seguro a los archivos de trabajo.

- Adoptar la legislación o enmendar los reglamentos para permitir que las sesiones plenarias esenciales se desarrollen de manera virtual, estableciendo un mecanismo de votación electrónica para los legisladores.

- De conformidad con el reglamento del parlamento y un acuerdo multipartidario, organizar sesiones presenciales únicamente con el número necesario de legisladores para alcanzar el quórum en cada cámara, asegurando, al mismo tiempo, la representación proporcional entre los partidos, y que los legisladores que asistan no tengan que viajar en avión, en circunstancias en que sea necesario aprobar legislación de emergencia u otra legislación esencial y la votación virtual no sea una posibilidad.

- Desarrollar reuniones de comisión virtuales y permitir comparecencias en línea a través de videoconferencias.

- Involucrar a la ciudadanía cumpliendo con el distanciamiento social implementando lo siguiente: sesiones virtuales de preguntas y respuestas con los ciudadanos de las diferentes circunscripciones electorales a través de videoconferencias; establecer horarios específicos para recibir llamadas del público; acceso a los legisladores y funcionarios a través de WhatsApp; con actualizaciones en sus redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram) así como en medios de comunicación tradicionales, como periódicos, radio y boletines en espacios públicos; lanzar un boletín informativo en línea para mantener informada a la ciudadanía acerca de la situación; llevar a cabo actualizaciones sobre cómo comunicarse con las dependencias parlamentarias responsables del acceso a la información y la participación ciudadana; recordatorios sobre donde se puede encontrar la transmisión en vivo y las grabaciones de las sesiones plenarias o de comisión en línea, las cuales es importante sean compartidas por medio de la página Web, canal de televisión, radio y redes sociales del parlamento; y, hacer saber de las actividades virtuales de divulgación con organizaciones comunitarias, como centros de salud, bancos de alimentos, refugios para mujeres, etc., para determinar las necesidades de asistencia.

En este sentido, las TIC, como poderosas herramientas tecnológicas, son aplicables a todas las áreas y funciones que conforman el trabajo legislativo, para el correcto funcionamiento de los Congresos, de eso hablaré en el punto V de esta aportación. Primero conozcamos las incorporaciones legales llevadas a cabo para hacer posible (y legal) el trabajo legislativo a distancia.

III. Reformas legales y disposiciones normativas [arriba] 

La Ley orgánica del Congreso General de los Estados Unidos mexicanos, establece en su artículo primero que el “El Poder Legislativo de los Estados Unidos Mexicanos se deposita en un Congreso General, que se divide en dos Cámaras, una de Diputados y otra de Senadores” (Abro paréntesis para apuntar que la Cámara de Diputados o está conformada por 500 diputados y el Senado de la República, por 120 senadores). Mientras tanto, el artículo tercero del mismo ordenamiento mandata que “El Congreso y las Cámaras que lo componen tendrán la organización y funcionamiento que establecen la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, esta ley, las reglas de funcionamiento del Congreso General y de la Comisión Permanente, así como los reglamentos y acuerdos que cada una de ellas expida sin la intervención de la otra”, así cada una de las Cámaras que conforman el Congreso de la Unión se organiza de manera autónoma. En el caso que ocupa el objetivo central de esta aportación, se analizan las reglas emitidas por la Cámara de Diputados en cuanto se refiere a la organización y funcionamiento de este poder público durante la contingencia sanitaria provocada por el COVID-19.

Tal como debió ocurrir, para celebrar las sesiones virtuales, y en consecuencia el teletrabajo legislativo, fue necesario llevar a cabo adecuaciones legales y la expedición de la reglamentación respectiva. Particularizando la actuación de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión (México) se emitió el Reglamento para la contingencia sanitaria que la Cámara de Diputados aplicará en las Sesiones Ordinarias y Extraordinarias durante el Tercer año legislativo de la LXIV Legislatura.

Durante la Sesión de Pleno del 1 de septiembre de 2021, se puso a consideración dicho reglamento. Destaca la lectura que se dio referente al objeto del proyecto y cito textual: “El presente Reglamento tiene como objeto normar el ejercicio de las funciones constitucionales y legales de esta Cámara durante esta época de contingencia sanitaria. En concreto se establece un sistema de sesiones semipresencial aprovechando el uso de las tecnologías digitales en el cual se regula la presencia mínima requerida por la ley de diputadas y diputados para el desarrollo de las sesiones y permite que aquellos legisladores que por alguna medida sanitaria tuvieran dificultad en asistir físicamente, puedan concurrir de manera simultánea en las mismas, ejerciendo su derecho de asistencia, y de votación y ser parte en las deliberaciones desde su lugar de residencia.

Este Reglamento no pretende sustituir al actual Reglamento de la Cámara de Diputados, al contrario, es un instrumento que adapta los procesos parlamentarios de asistencia, discusiones y votaciones, dando certeza y legalidad a todos los trabajos legislativos, tanto del pleno como de comisiones durante la actual normalidad que permea en el país, siendo siempre interés prioritario la salud y la seguridad de todas las personas que forman parte de esta soberanía” (Cámara de Diputados, 2020a)

Ahora bien, debido a que el asunto se considera de urgente resolución, votado así por el Pleno de la Cámara de Diputados, se le dispensan todos los trámites y se somete a votación de inmediato. Acto seguido se declara aprobado en lo general y en lo particular con 395 votos el proyecto de decreto por el que se expide el Reglamento para la Contingencia Sanitaria de la Cámara de Diputados, que aplicará en las sesiones ordinarias y extraordinarias durante el tercer año legislativo de la LXIV Legislatura. Se decreta su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Por ende, el 2 de septiembre de 2020 se publicó en el Diario Oficial de la Federación dicha reglamentación, la cual aplicará la Cámara de Diputados en las Sesiones Ordinarias y Extraordinarias durante el Tercer año legislativo de la LXIV Legislatura, mientras dure la pandemia (Cámara de Diputados, 2020b); instrumento legal en el que centro mis comentarios en este punto del artículo.

En cuanto a su estructura, dicha reglamentación se compone de 29 artículos permanentes y  dos artículos transitorios. Cuenta con nueve capítulos: Capítulo I. Del objeto; Capítulo II. Voces y significados; Capítulo III. De las medidas sanitarias; Capítulo IV. Del orden del día, de las sesiones del pleno y votaciones; Capítulo V. Presencia durante la sesión; Capítulo VI. De las votaciones; Capítulo VII. De la plataforma digital; Capítulo VIII. De las reuniones de comisiones y comités; Capítulo IX. Medidas complementarias.

Debido a su trascendencia subrayo los siguientes puntos de dicha reglamentación, los que resultan útiles para llevar a cabo una observación y seguimiento al trabajo legislativo en época de pandemia:

- Se trata de un reglamento de carácter temporal para normar el ejercicio de las funciones constitucionales y legales de la Cámara de Diputados en una modalidad semipresencial (incluye legisladores, el Pleno, comisiones legislativas y comités, así como de las actividades administrativas y de apoyo parlamentario que realizan la Secretaría General, la Secretaría de Servicios Parlamentarios, la Secretaría de Servicios Administrativos y Financieros y demás áreas), únicamente durante la duración de la contingencia sanitaria. (Art. 1)

- Se habilitará una Plataforma Digital que permita realizar la participación a distancia de diputadas y diputados con las medidas de ciber seguridad que garanticen su adecuado funcionamiento. (Art.1) entendiendo por esta el medio electrónico habilitado para dispositivos digitales, mediante el cual las y los diputados podrán concurrir y registrar su asistencia a las sesiones del Pleno y comisiones, el sentido de su voto por medio de una validación biométrica y podrán ejercer su derecho y obligación para participar en las sesiones del Pleno y comisiones de manera telemática (art. 3, fracción II)

- La Cámara de Diputados enlista en este reglamento diversas medidas sanitarias para brindar condiciones de acceso seguro, prevenir y reducir los riesgos de contagios de COVID-19, entre las que destacan: realizar la prueba PCR; desinfección de superficies; ventilación de ambientes; colocación de gel antibacterial en todas las entradas y accesos al Palacio Legislativo, así como mantener dichos espacios despejados y con libre flujo, y servicios médicos disponibles en todo momento. No se convocará a personal de grupos vulnerables; entre cada curul y espacio de trabajo al interior del Salón de Sesiones, habrá la distancia mínima que establece el protocolo de seguridad sanitaria; durante el periodo que dure la contingencia sanitaria los servicios de alimentos que se proporcionen en el interior de la Cámara, se prestarán sólo en modalidad de “comida para llevar”; la presencia de personal y funcionarios de la Secretaría General se reducirá a lo estrictamente necesario para atender los requerimientos técnicos suficientes para el desarrollo de las sesiones del Pleno y reuniones de comisiones y comités y se suspenden todas las autorizaciones para todo tipo de eventos y entrada de visitas que no tengan relación con la agenda de los trabajos del Pleno y comisiones. Los foros y reuniones de parlamento abierto relacionados con el trabajo legislativo solo podrán realizarse en su modalidad telemática. (Véase capítulo II del reglamento)

- Los capítulos del IV al VI representan el punto toral para la consecución del trabajo legislativo a distancia, ya que en estos se abarca desde la expedición del orden del día, el desarrollo de las sesiones del pleno y las respectivas votaciones –mismas que en las sesiones semipresenciales las votaciones serán económicas y nominales- (art. 16); así también se particulariza la asistencia durante las sesiones, la cual puede ser presencial o de manera telemática.

- En el orden del día de la Sesión de que se trate, publicado en la Gaceta Parlamentaria, se encontrará el enlace para el ingreso de los legisladores a la plataforma tecnológica de videoconferencia para aquellos que participarán de manera telemática. La contraseña de acceso respectiva será remitida mediante los correos institucionales de las diputadas y los diputados. (art. 6)

- Es oportuno destacar en este momento, que las Sesiones de Pleno y Reuniones de Comisiones y Comités (para estos casos véase el capítulo VIII del reglamento en comento), actualmente se llevan a cabo de manera semipresencial. Por tanto, veinticuatro horas antes de la celebración de las sesiones, los grupos parlamentarios informarán a la Mesa Directiva, los nombres de los diputados que participarán en éstas presencialmente y quienes mediante las plataformas digitales. (art. 7, numeral 3) Mientras tanto, el art. 15 del ordenamiento citado alude que la presencia física en el Salón de Sesiones se limitará a un máximo de 127 diputadas y diputados, que correspondan de manera proporcional al tamaño que tienen los grupos parlamentarios en el Pleno de la Cámara y quienes deberán observar las medidas sanitarias y de sana distancia establecidas para tal efecto.

- La proporción máxima que por grupo parlamentario podrá permanecer en el Salón de Sesiones será la siguiente: Morena (63), PAN (20), PRI (12), PT (11), MC (7), PES (6), PVEM (4), PRD (3), Sin Partido (1); para sumar un total de 127.

- En caso de que algún grupo parlamentario modifique su integración numérica, la presencia física máxima señalada en el cuadro anterior se ajustará de tal forma que el mismo siempre cuente con la cuarta parte de sus integrantes en el Pleno. Los diputados sin partido podrán acordar entre sí la presencia física de uno de ellos en el Pleno.

- Lo que resulta sumamente novedoso, y para no interrumpir sus labores –consideradas esenciales- el Poder Legislativo hace uso e incorpora las TIC, de esta manera –como ya lo aludí- se desarrolló una Plataforma Digital. Cada legislador tendrá asignada una cuenta institucional para acceder dicha Plataforma (art. 22); asimismo, se implementa la utilización de la Firma Electrónica para que los diputados que concurran de manera telemática signen los dictámenes y acuerdos de órganos de gobierno correspondientes. (art. 23)

- Finalmente, dentro de las medidas complementarias (capítulo IX del reglamento) se estatuye respecto a las sesiones semipresenciales del Pleno a distancia y los trabajos que en las mismas se desarrollen, se generarán expedientes respectivos con acta, versión estenográfica, reportes de asistencia y votaciones, testigos electrónicos, toda la documentación procesada y Diario de los Debates, y de igual forma serán objeto de difusión y transmisión por el Canal del Congreso y los canales de comunicación de la propia Cámara. (Artículo 26)

Una excepción a la regla a este reglamento fue dada a conocer mediante un boletín de prensa (Cámara de Diputados, 3 de marzo 2021) que asentó lo siguiente:

“En sesión semipresencial, la Cámara de Diputados aprobó una resolución de sus Órganos de Gobierno, mediante la cual acordaron por unanimidad posibilitar al Pleno votar en sesión semipresencial los asuntos legales o reglamentarios, que requieren de las dos terceras partes de los miembros presentes de la Asamblea.

La resolución cita que 'por causa de fuerza mayor, de manera excepcional y considerando que existe unanimidad de todos los grupos parlamentarios, se autoriza que los temas que se señalan y que requieren de las dos terceras partes de los miembros presentes de la Asamblea, puedan ser sometidos a discusión y votación de manera semipresencial, con la finalidad de proteger la salud, prevenir y reducir la posibilidad de contagio de las y los trabajadores y legisladores que asisten a este Recinto'

Estos temas son: modificaciones de cargos en la Mesa Directiva; dictámenes de la Comisión de Régimen, Reglamentos y Prácticas Parlamentarias para inscribir con Letras de Oro en el Muro de Honor de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión”

Para cerrar este punto, es conveniente destacar que esta reglamentación es de carácter temporal, tal como se regula desde el artículo 1. No se pierda de vista que este reglamento ha resultado útil para dar transparencia y orden al trabajo legislativo llevado a cabo tanto en Pleno como en Comisiones y Comités por parte de los diputados federales.

IV. Uso e incorporación de las TIC en el trabajo legislativo durante esta época [arriba] 

En las TIC –debido a su ecosistema y funcionalidad- encontramos  novedosas formas de información y comunicación, tendientes a facilitar la relación representados-representantes, lo cual contribuye a acercar a quien ocupa una curul con aquellos que representa, disminuyendo con ello el fenómeno de desafección socio-política e incrementando los niveles de credibilidad hacia una institución que, como lo he expresado en distintos foros, es el cerebro del gobierno y constituye el pueblo en formato reducido, asociado a que estas herramientas tecnológicas son útiles para la consecución y divulgación del trabajo legislativo. Y actualmente han cobrado mayor fuerza, con estas afirmaciones doy inicio a este punto.

Es un hecho, durante la emergencia sanitaria derivada del COVID-19, estar conectados a Internet, esto es, a los múltiples servicios provistos por la red de redes se ha vuelto fundamental para múltiples fines que van desde estar en comunicación con familiares y amigos, así como para estar informados; aunado a emplear estas herramientas para impulsar y llevar a cabo el trabajo colaborativo a distancia, trátese de labores académicas, empresariales y gubernamentales. Todo converge en el ciberespacio. Y me atrevo a decir: dicha situación no solo debiera aplicarse durante la pandemia, es una condición que es deseable forme parte de la cotidianidad de nuestras actividades; las legislativas, no son la excepción.

Antes de la pandemia se decía que Internet aislaba a las personas, las individualizaba y generaba retraso educativo. “Se menospreciaba esta herramienta, incluso la vulgarizaban al considerarla un medio que sólo servía para el entretenimiento o que sólo difundía rumores y noticias falsas, pero con esta coyuntura vemos que su dinámica de construcción social cambió, pues ha unido a las personas en el ámbito social y en el ejercicio laboral y educativo” afirmó Luis Ángel Hurtado Razo, académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México. (UNAM, 2020)

Ahora bien, si particularizamos la situación del Poder Legislativo, tenemos que:

La ciudadanía y los parlamentos siguen separados en aspectos importantes, pero los esfuerzos por acercarse son cada vez más significativos. En la actualidad, los parlamentos están más conectados con el mundo exterior, y de forma creciente mediante proceso bidireccionales que proporcionan a la ciudadanía mayores oportunidades de participación. Y continúa la tendencia hacia una mayor apertura y rendición de cuentas: aumenta el número de parlamentos que utilizan datos abiertos y el de aquellos que comienzan a usar canales de comunicación populares. (Unión interparlamentaria, 2016: 7)

Sobre el particular, la Unión Interparlamentaria (UI) en la más reciente encuesta aplicada entre parlamentarios (2018: 31 a 36) –la cual se incluye en su Informe Mundial Sobre Parlamento Electrónico- muestra datos útiles para constatar la trascendencia de la incorporación y uso de la tecnología al servicio del trabajo legislativo, lo cual por supuesto incluye su divulgación e inclusión de la ciudadanía, es decir, escuchar y tomar en cuenta a los representados.  Veamos:

Comencemos con un par de gráficas donde se muestra –en un primer momento- los porcentajes de la manera de comunicación preferida por los parlamentarios, tanto la referida a la online y offline; lo cual es importante contrastar con la proyección que la Unión Interparlamentaria plantea.

En cuanto a la manera en que los parlamentarios distribuyen sus comunicaciones encontramos en un justo medio un equilibrio entre combinar una y otra forma, es decir la presencial y la llevada a cabo a partir del uso de Internet (el 33%), mientras que el 25% representa a aquellas efectuadas mucho más fuera de Internet y el 11% engloba a mucho más en línea. Lo cual da una idea del panorama general que hará posible llevar a cabo una prospectiva.

Respectivamente, el informe de referencia de la UI, expone un escenario a tres años, donde se proyecta un cambio en la comunicación en línea, lo cual –desde mi perspectiva y experiencia- influirá en el cambio de paradigmas para llevar a cabo el trabajo legislativo.

Véanse en la gráfica los porcentajes de esa prospectiva, donde quiero destacar que las comunicaciones en línea aumentarán un poco (el 46%) en contraposición a la proyección de que aumentará mucho (en un 34%)

Prosigamos con los siguientes datos:

- El uso de las TIC es prácticamente omnipresente entre los legisladores encuestados. Casi todos (el 92%) utilizan teléfono móvil, el 85% una computadora portátil y el 82% una computadora de escritorio.

- La tecnología que los parlamentarios utilizan procede de una variedad de fuentes. Gran parte pertenece a los propios parlamentarios (el 68% de los usuarios de teléfonos móviles y tabletas) o se la proporciona su parlamento (el 45% de los usuarios con computadora de escritorio y el 41% con computadora portátil)

- De la encuesta se deduce que la gran mayoría de los parlamentarios utiliza dispositivos digitales. Pero ¿cómo los usan para desempeñar sus labores parlamentarias? La encuesta muestra que el uso de sistemas y redes internas para compartir documentación, el acceso remoto y el almacenamiento en nube han ampliado considerablemente la disponibilidad de los documentos durante los últimos años.

- La inmensa mayoría de los parlamentarios encuestados (el 94%) afirma tener conocimientos para publicar información y contenido en las plataformas de medios sociales, y solo el 6% menciona carecer de dichos conocimientos; el 42% considera que su competencia en ese ámbito es avanzada. El 91% indica que se puede comunicar en línea a través de herramientas como el correo electrónico y las aplicaciones de mensajería. Casi tres de cada cinco (el 59%) se consideran a si mismos usuarios avanzados de estas herramientas.
De los resultados de dicho instrumento destacan cuales son las herramientas digitales más utilizadas para que los legisladores se comuniquen y hagan saber de sus actividades a los representados, entre las que se encuentran el correo electrónico, sitios Web y blogs; así como YouTube, servicios de mensajería como WhatsApp; redes sociales entre las que se encuentran Facebook, Twitter, Instagram y Snapchat, entre otros.

Distingamos los porcentajes a continuación:

Además de dar a conocerse las combinaciones digitales más recurridas, como por ejemplo utilizar el envío de correos electrónicos complementado con el uso de la red social Facebook y el servicio de mensajería llamado WhatsApp. Otro modelo es usar aquellas redes sociales que resultan complementarias por el público al que llegan: Facebook y Twitter e integrar un sitio Web, lo que resulta útil para que el mensaje sea más completo. Otra combinación es incorporar una red social, el servicio de mensajería y el servicio de videos, es decir: Facebook, WhatsApp y YouTube. En esta tesitura, las posibilidades en el mundo digital, son infinitas. Todo esto, sin duda sirve de parámetro para cualquier legislador.

Si bien es cierto el instrumento de referencia no incluye la totalidad de los legisladores, si es posible ver una muestra representativa acerca de cómo las TIC son cada vez mejor vistas para eficientar las labores parlamentarias. Una situación que debe extenderse a cada Cámara, a cada Congreso, a cada Asamblea Legislativa.

En este orden de ideas los principales servicios que resultan útiles para que los legisladores hagan suyos y así llevar a cabo sus actividades a distancia son: la WWW, los blogs, el correo electrónico, las redes sociales, las listas de distribución; los foros de discusión, las peticiones en línea, los buscadores Web o motores de búsqueda; los Wikis, la sindicación de contenidos, así como los chats, audios y videoconferencias, mensajería instantánea y llamadas telefónicas vía Internet. Para profundizar en el uso e importancia de estas herramientas tecnológicas invito a que consulten “Incorporación y utilización de las TIC en el ámbito legislativo”, un artículo de mi autoría publicado en Revista de Ciencia de la Legislación, número 8, octubre de 2020, consultable en el siguiente enlace https://ar.lejister .com/articulos.p hp?Hash=e1162574 4e06ad3e6ff18047a88 74b06&hash_ t=5eda4b3dcb d2fde6021 e00db7fef9a86

Dicho lo anterior, en este parte del artículo quiero enfatizar el poder de dos herramientas tecnológicas: las redes sociales que constituyen un eficiente y atractivo canal de comunicación de y para el trabajo legislativo, así como las videoconferencias, las cuales resultan imprescindibles para no interrumpir las actividades parlamentarias y atender las indicaciones en materia de distanciamiento social.

Comienzo con las redes sociales.

Cuando se hace referencia a las redes sociales la mayoría suele asociarlas a esos espacios virtuales a partir de los cuales interactúa, sube fotos, conoce personas, tiene la posibilidad de decir al mundo lo que come, en que sitio se encuentra o cuales ha visitado. En suma, se atribuye a éstas ser una manifestación de la vida misma, o como lo he expresado en diversos foros: son fiel reflejo de la plaza pública. Y dentro de ese bagaje de usos, se olvida que estas herramientas tecnológicas igualmente son provechosas para hacer saber, dar seguimiento y llevar a cabo actividades parlamentarias, esto como complemento de algunos otros instrumentos.

Asociado a ello, téngase en cuenta que las redes sociales son el servicio más recurrido a nivel mundial. Para muestra baste saber que en todo el mundo hay 2.77 mil millones de usuarios de redes sociales. Particularizando el uso de las redes sociales encontramos que las infografías son apreciadas y compartidas en las redes sociales tres veces más que cualquier otro tipo de contenido. Ahora bien, Facebook tiene actualmente 2.27 mil millones de usuarios; Twitter cuenta con 336 millones de usuarios activos mensuales; Instagram, tiene 1 mil millones de usuarios; y LinkedIn suma 500 millones de usuarios. (WebSiteHub.com, 2021)

Tratándose del caso mexicano la Asociación de Internet.MX (2021) recientemente dio a conocer su 16° Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de Internet en México donde registra que las redes sociales continúan siendo el servicio más empleado por los internautas, el cual se incrementa a través de los años. Ahora bien, ya que hablamos de redes sociales, destacan 5 como las más usadas, a saber: Facebook (97%), WhatsApp (95%), Instagram (73%), YouTube (67%) y Twitter (57%). De ello resulta que en promedio cada usuario está presente en 5 redes sociales, mientras que el 1% de los internautas no está inscrito en ninguna. Finalmente, quiero destacar el porcentaje de usuarios que llevan a cabo gestiones con el gobierno, el cual se incrementó de un año a otro en 17 puntos porcentuales para alcanzar el 48%, lo cual resulta muy significativo ya que en esta ocasión hablamos de uno de los poderes públicos más importantes: el legislativo, el cual tiene y debe estar presente en este tipo de servicios. Y el Poder Legislativo haciendo uso de las redes sociales tiene la posibilidad de:

a) Acercarse a sus representados.

b) Divulgar la manera en que se lleva a cabo el trabajo legislativo.

c) Dar cauce a los requerimientos de la ciudadanía.

d) Exponer las iniciativas, dictámenes, votaciones, reformas y aquellos procedimientos que le son propios y que es importante sean conocidos.

De esta manera trabajar a distancia, haciendo uso de las distintas herramientas tecnológicas para el teletrabajo legislativo mantendría cercanos a quienes ocupan una curul y las redes sociales contribuyen a ser uno de los principales servicios para ese acercamiento.

Voy ahora con las videoconferencias.

Ante la situación provocada por la pandemia COVID-19 existen compañías que ponen a disposición distintas plataformas de comunicación. Veamos algunas de ellas, las cuales pueden ser utilizadas para dar soporte telemático al trabajo legislativo:

- Zoom https://zoom.us /es-es/ent.html? zcid=3172 Servicio de videoconferencia basado en la nube para reunirse virtualmente con otros, ya sea por video o solo audio o ambos, todo mientras realiza chats en vivo, y permite grabar las sesiones para verlas más tarde. La aplicación de escritorio está disponible para Windows y macOS, mientras que la aplicación móvil está disponible para Android e iOS.

- Google Meet https://meet.google.com/ Se define como un servicio de videoconferencias seguras de alta calidad que permite compartir la pantalla para mostrar documentos, diapositivas y otros archivos.  Disponible para los sistemas iOS y Android.

- Microsoft Teams https://www.mi crosoft.com/es- mx/microsoft-36 5/microsoft-teams /group-chat- software Plataforma unificada de comunicación y colaboración que combina chat, reuniones de video, almacenamiento de archivos (incluida la colaboración en archivos) e integración de aplicaciones. Se puede descargar en la versión escritorio (para PC), así como en los sistemas operativos iOS y Android.

- Messenger Lite https://www.f acebook.com/Messen gerLite.Vn/ Desarrollado por Facebook basado en su reconocido servicio de texto, audio y videollamadas pero en una versión que ocupa menos espacio (menos de 10Mb) lo que la vuelve atractiva para quien no tiene Internet de alta velocidad. Ofrece las mismas funciones del servicio de chat original: conversación con nuestros contactos, tanto de forma individual como en grupo; así como enviar y recibir texto, imágenes, videos y stickers. Disponible para PC y en los sistemas operativos iOS y Android.

- Skype https://www.sk ype.com/es/ Servicio de videollamada grupal el cual permite que un máximo de 50 personas se reúnan y colaboren al mismo tiempo con facilidad. Con la pantalla compartida grupal es posible presentar diapositivas de PowerPoint, grabaciones de video y mucho más a todo el equipo. Los compañeros de trabajo remotos pueden trabajar de forma más eficiente. Disponible para PC y en los sistemas operativos iOS y Android.

- Webex Meetings https://www.webex.c om/es/video-c onferencing .html Herramienta de video para el trabajo colaborativo. Útil para videoconferencias, reuniones en línea, así como para compartir información en nube. Disponible en PC y aplicación móvil. Ésta es la tecnología utilizada por la Cámara de Diputados.

Dicho lo anterior, hacer sentir cercano el trabajo legislativo contribuirá a consolidar la democracia y la responsabilidad legislativa hacia la sociedad; lo que llevará a un mejor control ciudadano y transparencia; instrumentos ineludibles para mejorar la calidad de este tipo de actividades. La incorporación y el uso eficiente de las TIC, son parte fundamental en este camino. (Cabrera, 2016a: 13) así que, tanto redes sociales como las videoconferencias, contribuyen a dicho objetivo.

Por ende, tal como se expresa a continuación:

El legislador debe tener en cuenta que una comunicación profesional de su actividad se sostiene en dos vías paralelas: la divulgación institucional y la comunicación estratégica.

La primera es la comunicación de tipo tradicional, e implica la adecuada difusión de la actividad legislativa, los eventos, conferencias, reuniones, la formación y los resultados de comisiones, el seguimiento del estado de las leyes, etcétera. La segunda, en cambio, implica entender a la comunicación como una construcción de liderazgo. Ello significa definir metas, agendas políticas, enfoques y organizar bases de apoyo y promover soluciones. (Martínez, 2006: 69-70)

Lo anterior, seré enfática, debe llevarse a cabo haciendo uso de las diversas herramientas tecnológicas, donde las redes sociales resultan protagonistas, asociado a la impostergable alfabetización digital crítica. Lo que resulta necesario para la implementación del teletrabajo para las actividades legislativas. Entendiendo por este el significado proporcionado por la Organización Internacional del Trabajo:

Al igual que ocurre en el caso del trabajo a distancia, actualmente el teletrabajo no entra en el ámbito de ninguna norma estadística internacional. Los países han utilizado definiciones operativas ligeramente distintas, que normalmente se basan en dos componentes diferentes: I. El trabajo se realiza plena o parcialmente en una ubicación alternativa distinta del lugar de trabajo predeterminado. II. La utilización de dispositivos electrónicos personales, como una computadora, una tableta o un teléfono (móvil o fijo) para desempeñar el trabajo. (OIT, 2020: 6, 7)

Lo presente en esta definición son dos componentes esenciales: trabajar a distancia y el uso e incorporación de herramientas tecnológicas.

Ha llegado el momento de enlazar las anteriores temáticas ejemplificando algunos aspectos de cómo se ha llevado a la práctica el teletrabajo legislativo en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión en México.

V. Experiencias de teletrabajo en la Cámara de Diputados (México) [arriba] 

Desde el inicio de la pandemia y hasta estos momentos, los derroteros enfrentados no son menores. El mundo no estaba preparado para enfrentar una crisis sanitaria de tal magnitud. En México varias actividades debieron ser suspendidas, las personas confinadas y el #QuédateEnCasa fue el llamado para evitar propagar el virus, Asociado a ello, las miradas fueron puestas en las autoridades de salud y las malas administraciones de gobiernos anteriores al actual, mostraron que en México el sistema de salud estaba colapsado. Por tanto, una vez que se supo del virus, el Gobierno Federal tomó acciones y logró levantar el sistema de salud: construyendo hospitales, rescatando los que estaban en ruinas, reconvirtiendo algunos, incluido utilizar como atención a pacientes COVID-19 espacios como Centros de Convenciones y exposiciones. Además de trazar una estrategia nacional para combatir el nuevo coronavirus, la que se ha divulgado día a día desde los primeros meses de 2020 hasta la fecha en las conferencias de prensa vespertinas bajo la coordinación del Dr. Hugo López Gatell, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, nombrado por el Presidente como el vocero para afrontar esta crisis sanitaria; así como todos los martes en la conferencia matutina diaria que ofrece el Presidente Andrés Manuel López Obrador, en un segmento que se llama Pulso de la Salud. Esto contando los Decretos donde se oficializa dicha estrategia, uno de los cuales enlistó las actividades consideradas como esenciales, de tal manera que se logre el equilibrio y la continuidad de aquellas funciones que son vitales para el funcionamiento socio-político, jurídico y gubernamental. Tal es el caso del Poder Legislativo, que como ya apunté, se trata de una actividad esencial. Hasta llegar a este momento donde en Plan Nacional de Vacunación en el país va avanzando de manera óptima, con 5 tipos de vacunas aplicadas a lo largo y ancho de México, y se encuentra en la fase 3 de prueba la vacuna mexicana llamada Patria, desarrollada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) en colaboración con la farmacéutica AVIMEX.

En seguida comparto parte de la praxis llevada a cabo por la Cámara de Diputados para proseguir las labores parlamentarias, bajo el lema “El trabajo legislativo no se detiene” divulgado a través de todas las redes sociales oficiales de la Cámara: Facebook, Twitter, Instagram y YouTube. Desde éstas se mantiene al tanto a los representados de sus actividades, incluida la transmisión de Sesiones Plenarias: ordinarias, extraordinarias y de la Comisión Permanente, así como los Foros y conferencias organizadas por la Cámara.

Debo decir que las imágenes aquí presentadas fueron tomadas de la cuenta de Fecebook de la Cámara de Diputados; no obstante, el mismo contenido es reproducido en sus demás redes sociales.

Es significativo indicar que el recinto de San Lázaro cerró sus puertas debido a la pandemia el 28 de marzo de 2020; aun así, por tratarse de una actividad esencial la Cámara de Diputados continúo con sus labores parlamentarias pero “se redujo al mínimo la presencia de empleados y el trabajo legislativo se llevó a cabo bajo una modalidad semipresencial, tanto en comisiones como en el Pleno, para cumplir cabalmente con sus facultades constitucionales y legales de ámbito legislativo y de control de los otros poderes del Estado.

Se estableció un sistema de sesiones semipresenciales a través de un Reglamento aprobado el 1 de septiembre del año pasado, a fin de regular la presencia mínima requerida de legisladores, durante la contingencia, aprovechando tecnologías digitales y plataformas de comunicación grupal.

Solucionada la parte legal, la Cámara trasvoló su actividad a una nueva realidad: el trabajo a distancia o el teletrabajo” (Cámara de Diputados, 2021a: 24)

Antes de la aprobación del Reglamento para la contingencia la Cámara de Diputados comenzó a sesionar a distancia, solo acudían al Recinto los integrantes de la Mesa Directiva y personal de apoyo. Así se registra en las imágenes presentadas a continuación:

Posteriormente, en las siguientes imágenes se visualiza el desarrollo de Sesiones Plenarias: ordinaria y de la Comisión Permanente llevada a cabo de manera semipresencial:

Y, ¿qué ocurrió con las reuniones de Comisión? de igual forma se celebran de manera semipresencial. Veamos un ejemplo de ello en la siguiente imagen:

Para concluir con la exposición de la divulgación de las actividades legislativas propagadas por las redes sociales oficiales de la Cámara, comparto la imagen de como la Presidenta de la Mesa Directiva, de manera remota, tomó protesta constitucional a ocho legisladores. Así se constata que, a pesar de la pandemia, quienes ocupan una curul en la Cámara baja, continúan ejerciendo sus atribuciones y cumpliendo con las obligaciones que la ley establece.

Ahora bien, para hacer frente a esta pandemia en la Cámara “se conformó una red de apoyo junto con las áreas de trabajo, jefes de departamento, directores, directores generales y con nuestras autoridades para poder brindar tantas asesorías médicas como fuera posible a las personas contagiadas por COVID-19, explica el doctor Roberto C. Gutiérrez Zamora, Director de Servicios Médicos de la Cámara de Diputados.

Desde el inicio de la pandemia, el personal médico brindó información general respecto de la enfermedad, los pasos a seguir en el aislamiento, cuarentenas, periodo de incubación, el tiempo de duración del COVID-19” (Cámara de Diputados, 2021b: 21) Es preciso manifestar que “la asesoría se brindó con base en el entrenamiento que obtuvo el personal médico de la Cámara mediante el curso certificado por la Universidad Johns Hopkings de Salud Pública de nominado COVID-19 Contact Tracing” (Cámara de Diputados, 2021b: 22)

Respecto a la productividad los datos duros de la producción legislativa del 1 de febrero al 15 de diciembre de 2019 contra el mismo lapso de 2020 en que se inició el confinamiento, arrojan un panorama general donde se incrementa la presentación de propuestas, pero se reduce levemente su aprobación, excepto en puntos de acuerdo, donde cae drásticamente a menos de la mitad.

Con base en el análisis de datos del Servicio de Información para la Estadística Parlamentaria (INFOPAL), se puede determinar que hubo incremento de 27.3% en la presentación de iniciativas, y casi se duplicó los puntos de acuerdo; fue levemente inferior la aprobación de leyes o decretos (3.5%) en el año de la pandemia, pero la validación de puntos de acuerdo se redujo drásticamente a un 44.5% de lo que avaló el Pleno el año anterior” (Cámara de Diputados, 2021a: 23).

Antes de pasar al apartado con el cual concluyo esta aportación, invito a escanear el Código QR para acceder al video “Acciones de la Cámara de Diputados ante la pandemia”, recuperado de la cuenta oficial de la Cámara de Diputados en Facebook:

VI. Para cerrar: ¿Hacia dónde vamos? Cambio de paradigmas [arriba] 

A través del recorrido temático de este artículo ha quedado claro que la pandemia por la atravesamos debido al COVID-19 trajo consigo no solo una crisis sanitaria, sino que se acompañó de una serie de desafíos que sin duda trascenderán esta época, de la cual el Poder Legislativo no está exento.

Lo que es un hecho es que el trabajo parlamentario –por la naturaleza de sus funciones y representación- es y debe ser visto, así como tratado como una actividad esencial, por lo que en tiempos como los que nos está tocando vivir es imperativo analizar uno a uno los derroteros para hacerles frente. Por ende, se vuelve imperiosa la necesidad de adaptarse a la nueva normalidad, donde fortalecer el rol del Legislativo debe constituir una prioridad.

Es claro que, además de que el Poder Legislativo respete las medidas sanitarias –tanto de autoridades locales, nacionales e internacionales- mismas que incluyen el distanciamiento social, es imprescindible que sus labores no se detengan; incluso éstas deben optimizarse ya que si hablamos de esta época hemos visto  a través del recorrido temático de este artículo que tenemos las poderosas herramientas que proporciona Internet y la facilidad con la que la información es socializada, lo cual debería tener como consecuencia una mejor preparación –para una toma adecuada e informada de decisiones- de quienes conforman el Congreso, desde los que ocupan una curul, hasta los funcionarios y trabajadores.

Es impostergable generar esas nuevas habilidades que permitan trabajar en procesos de innovación. Un proceso donde se circunscriba a todos quienes forman parte de los Poderes Legislativos: legisladores, funcionarios parlamentarios y trabajadores; donde por supuesto se incluyan herramientas tecnológicas con su respectiva capacitación, lo cual conduce a implementar una alfabetización digital crítica, entendiendo por esta “la habilidad para localizar, organizar, entender, evaluar y analizar información utilizando tecnología digital. Implica tanto el conocimiento de cómo trabaja la tecnología, así como la comprensión de cómo puede ser utilizada” (Cabrera, 2017: 21)

En este orden de ideas “Los parlamentos que reconocen la necesidad de evolucionar y desarrollar modos nuevos y más abiertos de trabajo son aquellos en los que se está innovando. Se trata de un cambio tanto cultural como tecnológico, y requiere un compromiso en todos los niveles de la institución de trabajar junto con otros, de valorar el parlamento desde distintas perspectivas y de prepararse para correr riesgos asumiendo ideas nuevas y a menudo inéditas” (Unión interparlamentaria, 2016: 43)

Dicho esto, es momento de compartir una serie de consideraciones clave, organizadas por pilares, para continuar consolidando a los Parlamentos durante la adaptación de la labor de los Poderes Legislativos en tiempo de pandemia y aún más allá. Tomo como punto de referencia el informe de ParlAméricas (2020a: 32 y ss).

RUBRO: Transparencia y acceso a la información

- Publicación de cualquier cambio sobre la forma de trabajo del Poder Legislativo en la página Web y otros canales de comunicación oficiales (Televisión, radio, Facebook, Twitter, YouTube, entre otros), incluyendo aquellos en relación con la labor de las oficinas que ofrecen servicios al público. La difusión de esta información puede realizarse en las redes sociales del parlamento.

- Publicación de la agenda, asistencia, votaciones, proyectos de ley y otros documentos discutidos durante las sesiones plenarias y de comisión en la página Web, y en formato abierto cuando fuese posible.

- Transmisión en vivo y publicación de las grabaciones de las sesiones plenarias y de comisión que se realicen tanto de forma presencial o remota, por medio de los canales del Poder Legislativo como la televisión, radio, redes sociales, entre otros.

- Difusión de las noticias y actualizaciones relacionadas a la labor parlamentaria y de las sesiones por medio de las redes sociales.

- Recepción y respuesta de solicitudes de acceso a la información realizadas en línea.

RUBRO: Rendición de cuentas

- Publicación de los gastos del Poder Legislativo y cualquier reglamento o disposición relacionada al proceso de contratación, incluyendo particularmente los nuevos gastos que se realicen como resultados de la crisis que no estuvieron contemplados en el presupuesto, así como también cualquier reasignación presupuestaria.

- Publicación de guías sobre la situación laboral de los funcionarios del Poder Legislativo.

- Comunicación de los legisladores con sus representados acerca de su labor, en caso de que las sesiones continúen realizándose, y sobre el trabajo que están ejerciendo en su circunscripción.

RUBRO: Participación ciudadana

- Disponibilidad de los servicios ofrecidos por las oficinas de participación ciudadana sea por teléfono, WhatsApp, redes sociales, formulario en línea o e-mail.

- Habilitación de mecanismos para el reporte ciudadano de irregularidades.

- Disposición de mecanismos que faciliten a los ciudadanos comentar de forma virtual u opinar sobre los temas debatidos en el Poder Legislativo cuando el tiempo lo permita.

RUBRO: Ética y probidad

- Registro de la interacción entre grupos de interés y los legisladores, tanto en persona o virtual, dentro del registro de lobby.

- Aplicación de reglas y prácticas para prevenir o llamar la atención sobre conflictos de intereses.

- Refuerzo del código de conducta parlamentario por medio de la labor de la comisión de ética o una oficina independiente.

- Verificación de información compartida por los parlamentarios y autoridades públicas en relación con la crisis, y difusión de fuentes públicas con información precisa para combatir la desinformación en las redes sociales.

Como puede verse, el camino no está exento de complicaciones. Los derroteros son multifacéticos; por lo que es imprescindible que los Parlamentos estén preparados para gestionar y superar este tipo de crisis.

Sirva este artículo para dar a conocer la experiencia del caso mexicano en una de las Cámaras que conforman el Congreso de la Unión: la Cámara de Diputados, además de poner sobre la mesa de debate la necesidad de adecuar al Legislativo a la nueva realidad provocada por la crisis sanitaria que estamos viviendo debido a la pandemia por COVID-19. Estoy segura que así será y que este documento referencial será de utilidad para alcanzar dicho objetivo.

Los invito a intercambiar punto de vista acerca de estos tópicos. Entre letras, con mi café y a un tweet de distancia me encuentran como @_BarbaraCabrera.

VII. Fuentes de investigación y consulta [arriba] 

ASOCIACIÓN DE INTERNET.MX, (2021), “16° Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de Internet en México 2020” disponible en https://irp-cdn.multiscre ensite.com/8 1280eda/files/u ploaded/16% 20Estudio %20sobre%20lo s%20Ha%CC%81 bitos%20de%20los%2 0Usuarios%20de%20Internet %20en%20Me% CC%81xico%20 2020%20versio %CC%81n%20pu %CC%81blic a.pdf, México.

BORINSKY Mariano y SCHURJIN Almenar Daniel, (2020), “El parlamento electrónico frente al coronavirus” en INFOBAE, 26 de abril, disponible en https://www.infobae.co m/opinion/2 020/04/26 /el-parlamento-e lectronico-fren te-al-co ronavirus/

CABRERA Pantoja, Bárbara Leonor, (2016a), “La divulgación del trabajo legislativo en la Era Digital”, número 23, enero-febrero, en Quaestionis, México.

CABRERA Pantoja, Bárbara Leonor, (2017), “Alfabetización digital crítica: más allá del acceso”, número 29, enero-febrero, en Quaestionis, México.

CÁMARA DE DIPUTADOS, (2020a), “Reglamento para la contingencia sanitaria que la Cámara de Diputados aplicará en las sesiones ordinarias y extraordinarias durante el Tercer Año Legislativo de la LXIV Legislatura”, disponible en http://www.diputado s.gob.mx/Leye sBiblio/marjur/marco/Reg_ CSCD_020 920.pdf, México.

CÁMARA DE DIPUTADOS, (2020b), “Versión estenográfica de la sesión ordinaria del martes 1 de septiembre de 2020”, disponible en http://cronica.diputados.gob.mx/, México.

CÁMARA DE DIPUTADOS, (2021a), “El impacto del teletrabajo en la productividad legislativa” en revista Cámara, número 115, marzo, disponible en https://comunicacionnotici as.diputados.g ob.mx/comunicacion/p ublic/uploads/re vista/80.pdf, México.

CÁMARA DE DIPUTADOS, (2021b), “Cómo se ejerció la telemedicina en San Lázaro” en revista Cámara, número 116, abril, disponible en https://comunicacionnoti cias.diputados.gob .mx/comunicaci on/public/uploads/r evista/81.pdf?fb clid=IwAR2e0 ZYGg-E8DCSLK97czfC E5oGpgbLEkFPAXq2S UDw4mNBSy EG5Yl84o2 A, México.

CÁMARA DE DIPUTADOS, (3 de marzo 2021), “La Cámara de Diputados aprobó resolución que permite votar temas legales o reglamentarios que requieren aprobación de dos terceras partes”, boletín 5999, disponible en http://comunicaci onnoticias.diputados. gob.mx/comunicacion/  index.php/boletin es/la-camara-d e-diputados-apro bo-resolucion-que -permite-votar-asun tos-constitucional es-en-sesiones -semipresenciale s?fbclid=IwAR3ikVc PwzDP4JpVyP0 dJTFqnrluzFNaEK OZnOz6skYbTo k6ccdV4QdPeXY# gsc.tab=0, México.

HEALTHYCHILDREN, (2020), “Nuevo coronavirus 2019 (COVID-19)”, disponible en https://www.healthychildre n.org/spanish/he alth-issues/conditions/che st-lungs/pagina s/2019-novel- coronavirus.aspx

HERNÁNDEZ Apodaca, Samuel, (2017), “Redacción y técnica legislativa. El arte de crear leyes”, segunda edición, PaideiaMx, México.

MARTÍNEZ Pandiani, Gustavo y CALDERÓN Suárez Jorge A., (2006), “Estrategias de comunicación política para Parlamentos”, Serie Gerencia Política volumen VIII, Programa Valores Democráticos y Gerencia Política de la Organización de los Estados Americanos.

ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO (OIT), (2020), “Definición y medición del trabajo a distancia, el teletrabajo, el trabajo a domicilio y el trabajo basado en el domicilio”, disponible en https://www.ilo. org/wcmsp5/group s/public/---dgreport s/---stat/documen  ts/publicatio n/wcms_758333.pdf

ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD, (2020), “Alocución de apertura del Director General de la OMS en la rueda de prensa sobre la COVID-19 celebrada el 11 de marzo de 2020”, disponible en https://www.who.int/e s/dg/speeches/det ail/who-director-ge neral-s-opening-re marks-at-the-media -briefing-on-covid- 19---11-march -2020

PARLAMÉRICAS / DIRECTORIO LEGISLATIVO, (2020a), “COVID-19: El desafío de adaptar y fortalecer el rol de los Congresos”, disponible en https://www.par lamericas.o rg/uploads/ documents/COV ID19_Adaptar _el_rol_de_los_Co ngresos_ES P.pdf

PARLAMÉRICAS / DIRECTORIO LEGISLATIVO, (2020b), “El COVID-19 y el rol del parlamento durante una pandemia”, disponible en http://parlamericas.org /uploads/d ocuments/COVID 19_and_Role_o f_Parliaments_ SPA.pdf

SECRETARÍA DE GOBERNACIÓN, (2020), “Acuerdo por el que se establecen acciones extraordinarias para atender la emergencia sanitaria generada por el virus SARS-CoV2”, en el Diario Oficial de la Federación del 31 de marzo, disponible en https://www.dof.go b.mx/nota_deta lle.php?codigo=55 90914&fec ha=31/03/2020

UNAM, (2020), “Internet cambió la dinámica social durante la pandemia”, Comisión Universitaria para la atención de la emergencia, 17 de mayo, disponible en https://covid19comisionunam.unamglobal.com/?p=85869

UNIÓN INTERPARLAMENTARIA, (2016), “Informe mundial sobre el parlamento electrónico”, disponible en http://archive.ipu.org/pdf/publi cations/eparl16-sp.pdf

UNIÓN INTER PARLAMENTARIA, (2018), “Informe mundial de 2018 sobre el parlamento electrónico”, disponible en https://www.ipu.org/file/ 5921/download

VIDEO (21 enero 2021), “Acciones de la Cámara de Diputados ante la pandemia”, recuperado de la cuenta oficial de la Cámara de Diputados en Facebook | Cámara de Diputados –H. Congreso de la Unión, disponible en https://fb.watch/5DY4CZYI1G/

VISIÓN LEGISLATIVA, (2020), “Congresos virtuales y legalidad en pandemia de COVID-19”, quinto reporte del 5 de agosto, México, disponible en http://visionlegislativa.c om/wp-content/up loads/2020/ 08/5to-ReporteVL.pdf

WEBSITEHUB.COM, (2021), “100 + estadísticas e información de Internet para 2021”, disponible en https://www.websit ehostingrating.com /es/internet -statistics-facts/

 

 

[1] Doctora en Derecho. Escritora. Investigócrata y divulgadora del conocimiento; a quien encuentran entre letras, con su café y a un tweet de distancia como @_BarbaraCabrera. Presidenta del Comité Editorial Internacional de Quaestionis, así como autora de la Sección “Internet y Derecho” de dicha publicación. Directora de Publicaciones en PaideiaMx. Socia de Internet Society, capítulo México. Integrante de la Red de Investigadores Parlamentarios de la Cámara de Diputados [México]. Investigadora parlamentaria en el Centro de Investigaciones Legislativas en el Congreso del Estado de Jalisco (México). Agenda temática de interés: Tecnologías de la Información y Comunicación, redes sociales, pensamiento crítico, participación ciudadana y tópicos legislativos. Articulista nacional e internacional, con más de 100 artículos, publicados en diversas revistas de divulgación del conocimiento, así como autora, coautora y coordinadora en 31 libros. Para conocer su perfil profesional ingresa a su LinkedIn: Dra. Bárbara Leonor Cabrera Pantoja.